Federico de Madrazo – Señora desconocida

Federico de Madrazo – Señora desconocida

Categorías: ,
Referencia: PE 326
Título de la Obra: Señora desconocida
Autor: Federico de Madrazo
Técnica /soporte: Óleo sobre lienzo
Medidas: 51 x 41,2 cm
Filig./datos: Expertizado por el profesor Juan Ramón Triadó
Época: XIX
Biografia:

Federico de Madrazo y Kuntz (Roma, 9 de febrero de 1815 – Madrid, 10 de junio de 1894) fue un pintor especializado en los retratos de estilo romántico. Su pintura al óleo pertenece a la Escuela de Pintura Española del Siglo XIX.

Hijo del pintor neoclásico José Madrazo, y de Isabel Kuntz Valentini, hija del pintor polaco Tadeusz Kuntz. Estudió en la escuela de Alberto Lista, en Madrid. Allí con su cuadro La continencia de Escipión ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Con sólo diecinueve años marchó pensionado a París a estudiar pintura con Ingres, amigo de su padre. Allí adquirió un estilo romántico a la manera francesa. Tras una estancia de dos años en Roma, regresó a España, y desde 1842 desarrolló una intensa labor artística y docente. Se rodeó artistas que como él se habían formado en Francia e Italia, entre los que destaca el maestro catalán Joaquín Espalter.

También fue pintor de cámara de la reina Isabel II, del mismo modo que su padre había sido pintor de la Corte con Fernando VII. Fue nombrado director del Museo del Prado, pero perdió el cargo con la Gloriosa, revolución liberal de 1868. También fue director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Asimismo con grabados y dibujos para grabar colaboró en algunas revistas de su tiempo. Y en contadas ocasiones publicó algunas reflexiones teóricas sobre pintura y arte en general. Pero sobre todo pintó retratos del mundo aristocrático y de la cultura. Destacan algunos como Carolina Coronado, Manuel Rivadeneyra, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Ramón de Campoamor, la Condesa de Vilches, el general Evaristo San Miguel y Larra.

También en su etapa juvenil realizó algunos cuadros de historia. Pero cuando se asentó profesionalmente, se dedicó casi por completo a los retratos. Gracias a ellos gozó de gran prestigio y tuvo diversos aprendices, como los franceses Léon Bonnat y Gérôme. En la publicación El Artista, a cuya creación contribuyó, insertó poemas y artículos, y algunos grabados. Su hija Cecilia fue madre del también pintor Mariano Fortuny y Madrazo.

Estado de conservación: Bueno
Procedencia: Colección particular barcelonesa