Jean Pierre Norblin de la Gourdaine – Escena interior

Jean Pierre Norblin de la Gourdaine – Escena interior

Referencia: DFR 133
Título de la Obra: Escena interior
Autor: Jean Pierre Norblin de la Gourdaine
Técnica /soporte: Pluma y aguada parda sobre papel
Medidas: 10,5 x 13,7 cm
Tipo de papel: verjurado
Filig./datos: Firmado con iniciales. Fechado 1780. Al dorso, otro dibujo
Época: XVIII
Biografia:

Jean-Pierre Norblin de la Gourdaine, nacido el 15 de julio de 1745 en Misy-sur-Yonne y fallecido el 23 de febrero de 1830 en París. Su dibujo y pintura pertenecen a la Escuela Francesa del Siglo XVIII.

Norblin fué pintor, dibujante, grabador y caricaturista francés naturalizado polaco. Asi comenzó su carrera en Francia en la década de 1760 (sus primeros trabajos datan de 1763). Influenciado por Rembrandt y Watteau, fue aprendiz en el estudio de Francesco Casanova alrededor de 1769.  Después en la Real Academia de Pintura y Escultura al año siguiente, y finalmente, en 1770-71, en la Escuela Real de Estudiantes.

Asimismo fue protegido de Louis-Michel van Loo y Joseph-Marie Vien. Alrededor de 1771-72, trabajó en París, Londres, Dresde y Spa, y probablemente estudió en Christian Wilhelm Ernst Dietrich. Desde 1774, sirvió a la familia de magnates de Czartoryski, como artista protegido y tutor de sus hijos.

Tiene mucho éxito en su país de adopción y es considerado uno de los pintores más importantes de la Ilustración. Regresará a Francia solo a principios del siglo siguiente, después de pasar treinta años en Polonia. Entre sus obras más famosas son sus ilustraciones de Myszeida, un poema de Ignacy Krasicki. También crea frescos en las cabañas del “jardín idílico” creado para la princesa Izabella Czartoryska.

Del mismo modo trabaja para Radziwiłł, otra familia de magnates, y para el rey Estanislao II de Polonia. En 1790 se mudó a Varsovia donde fundó su escuela de arte. Cuenta con Aleksander Orłowski y Michał Płoński  entre sus alumnos.

Así presnció muchos eventos históricos importantes de los últimos años de la República, incluida la adopción de la Constitución polaca del 3 de mayo de 1791. En 1794, se hizo famoso como pintor-cronista del levantamiento de Kościuszko.

Su estilo muestra la influencia de Watteau y se centra en dos ejes: la tradición de los festivales rococó y de campo, una representación precisa de la vida cotidiana. Y los acontecimientos políticos contemporáneos, por otro lado.  Así creó una galería de retratos de representantes de todas las clases sociales de los últimos años de la República.

A su regreso a Francia en 1804, continuó pintando, basándose en algunos de sus bocetos polacos. Y también ilustrando eventos contemporáneos, como las guerras napoleónicas.

Estado de conservación: Bueno
Procedencia: Colección particular madrileña