Pablo Picasso – General Palafox

Pablo Picasso – General Palafox

Referencia: PE-316
Título de la Obra: Copia del óleo de Goya "General Palafox"
Autor: Pablo Picasso, según reza en la expertización de Maya Picasso
Técnica /soporte: Óleo sobre tabla
Medidas: 11 x 15,5 cm
Filig./datos: ESTA OBRA SE EXPONDRÁ, COMO PIEZA PRINCIPAL, EN EL MUSEO DE SHANGHAI DESDE EL 3 DE AGOSTO HASTA EL 30 DE NOVIEMBRE DEL 2018, EN UNA MUESTRA SOBRE EL PICASSO JOVEN (LA FORMACION DE UN GENIO)
Época: Pintado, con toda probabilidad, en 1895
Biografia:

Pablo Picasso es uno de los nombres del arte del Siglo XX más reconocidos a nivel mundial. Su pintura contemporánea destaca por ser el origen del cubismo.

Picasso fue el primer hijo de José Ruiz y Blasco y María Picasso López. Nació el 25 de octubre de 1881 en Málaga, en el seno de una familia burguesa. De su padre se sabe que quiso ser artista y fue profesor de dibujo en la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo. De la madre se conoce poco; al parecer era de una personalidad más fuerte que la de su marido. Así Picasso tuvo siempre hacia ella mayor respeto y ternura, lo que algunos ven en el retrato que le dibujó en 1923.

Comenzó a pintar desde edad temprana. Así a los ocho años, tras una corrida de toros y junto a su padre pintó El picador amarillo, primer óleo del que siempre se negó a separarse. La familia se traslada a La Coruña, donde se había creado una plaza de profesor en la Escuela de Bellas Artes. Pero el cambio no fue para nada agradable para su familia. Así lo expresó Picasso: «Ni Málaga, ni toros, ni amigos, ni nada de nada».

En Galicia, Pablo trabajó en sus dibujos y mostró una fuerte confianza en sí y en sus dotes. De esta manera en La Coruña hizo su primera exposición con 13 años. Igualmente publicó dibujos en las revistas autoeditadas a mano “La Coruña”, “Azul y Blanco” o “Torre de Hércules”.

Tras la muerte de una de sus dos hermanas su padre obtuvo una cátedra en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, donde el joven Pablo fue alumno. Así se dice que su padre, tras reconocer el talento de su hijo le entregó sus pinceles y prometió no volver a pintar.

Durante el invierno de 1895 realizó su primer gran lienzo académico, La primera comunión (Museo Picasso, Barcelona). Marchó a Madrid para iniciar estudios en la Academia de San Fernando, pero pronto abandonó la Academia. Pero aprovechó sus visitas al Prado para conocer la obra del Greco, que era reivindicada por artistas en el siglo XIX.

Volvió a Barcelona en junio de 1898, enfermo de escarlatina y se trasladó a Horta de Ebro (actual Horta de San Juan). En esta estancia, Picasso se reencontró con las raíces primordiales del país y con un cierto retorno a la naturaleza. También se encontraba más en consonancia con el modernismo, lo que constituyó uno de los primeros episodios «primitivistas» de su carrera. Abandonando Madrid para dedicarse a copiar a los grandes maestros.

Entonces comenzó a frecuentar la cervecería Els Quatre Gats, insignia del modernismo y donde realizó su primera exposición individual. Asistió a la Exposición Universal de París de 1900, donde se exhibía una obra suya, Últimos momentos, actualmente desaparecida. Se instaló en el estudio de Isidre Nonell, artista catalán que Picasso conocía del grupo Els Quatre Gats.

El  suicidio de  su amigo Carles Casagemas en el Bar de L’hipodrome, ante cuatro de sus amigos, (No se encontraba presente Picasso) causa una tremenda y triste huella  en Picasso que afecta a su estilo e inicia su periodo azul. En 1904, asentado en Montmartre era asiduo a las tertulias intelectuales de los hermanos Stein. En ellas, Picasso conoce a Fernande Olivier: musa, modelo, amante y compañera sentimental.

Con ella empieza otro patrón en la vida y obra de Picasso, la presencia constante de mujeres con las que mantiene una relación amorosa. Siempre acompañado de mujeres, se caso tan solo en dos ocasiones y tuvo cuatro hijos.

En 1905, acorde a su nuevo estado emocional, cambia radicalmente el estilo y los temas y se califica como periodo rosa. Al final de la época rosa, se encamina hacia el origen del Cubismo (Les Demoiselles d’Avignon, 1907). Este movimiento lo desarrolla junto a George Braque y que le convierte en una de las figuras más influyentes del arte del siglo XX.

Tras el fin del Cubismo como movimiento y la muerte de Eva Gouel, cuyo retrato creemos que pintó, (Ver Ref. DE 219 de éste Catálogo), Picasso se distancia de la pintura temporalmente. A mediados de los años veinte mantiene contacto con figuras del Surrealismo y colabora en esculturas con Julio González.

Entre mediados de los años treinta y cuarenta, con el impacto de la guerra, aumenta su compromiso político. Así se posiciona con el bando republicano durante la Guerra Civil Española, pinta el Guernica (1937). Obra que realizó para ser expuesta en el Pabellón de la República Española en la Exposición Internacional de París.

Las décadas siguientes se dedica a rentabilizar su popularidad con pinturas generalmente consideradas de menor calidad. También dedica un mayor tiempo al grabado, la escultura y la cerámica hasta su muerte a los 92 años.

Entre sus obras más famosas citaremos Las señoritas de Avignon (1907), Guernica (1937) y Craneo de toro (1943).

Estado de conservación: Muy bueno
Procedencia: Colección particular barcelonesa de un directivo franquista. Coleccion del Carmen